asesoria@asesorialamarina.es 965 089 909 / 675 555 360
El inversor pide que se desbloquee la situación política

El Índice de Confianza del ahorrador de JP Morgan AM encadena el tercer trimestre en negativo

España va camino de consumir un año sin Gobierno. Hoy domingo el Comité Federal del PSOE tiene una reunión clave para ver si finalmente facilita con su abstención un nuevo Ejecutivo del PP. El bloqueo político que sufre el país ha calado de lleno en el ánimo de los inversores. Así lo refleja la encuesta de confianza que elabora JP Morgan Asset Management y que publica en exclusiva EL PAÍS. Este indicador, que mide el grado de optimismo de los ahorradores españoles acerca de lo que harán los mercados en los próximos meses, cayó al -1,51% en la última oleada, correspondiente al periodo comprendido entre julio y septiembre. Se trata del tercer trimestre consecutivo con el índice en negativo, la racha más adversa desde 2012. El peor mes de los tres analizados desde el punto de vista de la confianza fue septiembre, precisamente cuando se abrió la posibilidad de unas terceras elecciones tras el fracaso de la sesión de investidura de Mariano Rajoy.

VOTO DE CONFIANZA PARA LOS MERCADOS EMERGENTES

El cambio más importante que han realizado en JP Morgan Asset Management en relación con sus carteras respecto al trimestre anterior es aumentar el peso de la renta variable. La mayor ponderación de las acciones se debe fundamentalmente a un cambio de opinión acerca de los mercados emergentes, un activo del que se habían mantenido al margen en bastante tiempo. “No es que se trate de una gran convicción porque habrá que ver hasta que punto es sostenible la recuperación de los mercados emergentes. Sin embargo, pensamos que el mayor riesgo es esta clase de activo ahora mismo es no estar allí que estar”, reflexiona Manuel Arroyo, director de inversiones en España de la gestora estadounidense.

publicidad-asesoria

Por lo demás, la estrategia de JPMorgan AM se parece bastante a la de trimestres anteriores, es decir, dibujan un escenario de bajo crecimiento, inflación más o menos controlada y la continuidad de las políticas de estímulo de los bancos centrales. “Apostamos porque la Reserva Federal suba en un cuarto de punto los tipos de interés en EE UU, pero Janet Yellen ya ha avisado que no piensan introducir un cambio radical en su estrategia”. En este entorno creen que el activo más atractivo es la renta variable, con preferencia por las acciones de compañías estadounidenses a pesar de estar más caras que los títulos europeos. En deuda mantienen su apuesta por los bonos de alto rendimiento o high yield.

En cuanto a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Arroyo distingue entre dos tipos de efectos. “A corto plazo la libra seguirá bajo presión y eso beneficia a las compañías británicas exportadoras. A medio y largo plazo, todo dependerá de cómo se articule el Brexit, pero lo lógico sería que la inflación repuntase y que el ritmo de crecimiento económico de Reino Unido fuese menor”.

El número de pesimistas aumenta. A la pregunta de cómo creen que evolucionará la Bolsa en el próximo seis meses, el 33% de los encuestados opina que es “probable o muy probable” que baje. Este porcentaje supone un aumento frente al 28,6% que opinaban lo mismo en el segundo trimestre del año. Tanto para bien como para mal, la situación política en España marca la agenda de los inversores. Cuando se les pide a los ahorradores más optimistas que den los motivos que les llevan a confiar en que la Bolsa va a repuntar, la respuesta más repetida es que en los próximos meses “existirá un Gobierno estable”. En cambio, los más negativos con la evolución de la renta variable en los próximos seis meses lo justifican “por la situación política actual”.

Potencial para el Ibex

Lo que sí parece claro para los ahorradores es que la Bolsa española guarda un gran potencial que podría materializarse cuando se salga del escenario político actual. En opinión del 38,3% de los participantes en la encuesta el mercado local es el que mayor margen de revalorización atesora. Llama la atención que en la oleada anterior solo el 24,7% apostaba por el Ibex. En segundo lugar entre las preferencias de los inversores se sitúan las acciones europeas (21,2%), seguidas por la Bolsa estadounidense (15,7%) y los índices asiáticos (10,3%). Cierran la lista de preferencias de los ciudadanos la renta variable emergente (9,8%) y la japonesa (3%).

La encuesta de JPMorgan AM vuelve a insistir en el miedo que hay entre los ahorradores españoles y que se traduce en una distribución de activos en su cartera muy conservadora. A pesar de que los depósitos dan una rentabilidad mínima debido a la caída histórica de los tipos de interés, la mayoría de los ahorradores (un 65,5%) sigue optando por estos productos para invertir su dinero en el próximo semestre. Tras los depósitos se sitúan los planes o fondos de pensiones (11%), los fondos de inversión (3,1%), la compra directa de acciones (3,1%), los inmuebles (2,1%) y la renta fija (1,2%). Un dato a destacar es que, fruto de la incertidumbre, más de un 23% de los ciudadanos no comprará ningún producto financiero.

esta-aaaaa

El inversor pide que se desbloquee la situación política

Esta distribución de opciones financieras tiene su explicación cuando, al preguntar qué es lo que más valoran a la hora de invertir, un 37,3% de los participantes dice que “no perder dinero”. Por su parte, un 43,5% de los ahorradores reconoce que está dispuesto a sacrificar parte de la rentabilidad “a cambio de cierta seguridad”. Esta respuesta está en sintonía con el hecho de que un 61,1% señale que no saldremos de la crisis económica “en un plazo inferior a los cuatro años”.

 

Fuente:http://economia.elpais.com/

X