asesoria@asesorialamarina.es 965 089 909 / 675 555 360
El ron más añejo de Venezuela

El ron en Venezuela es un producto contracíclico: cuando la economía va bien la gente tiene dinero y bebe whisky; cuando empeora suben las ventas de este destilado de la caña de azúcar. Aunque en realidad las cosas no son tan sencillas.

La hiperinflación que vive el país (fue del 180% el año pasado y este ejercicio superará, según el FMI, el 700%) y la existencia de hasta tres tipos de cambio de moneda (dos oficiales y uno extraoficial) fuerzan terremotos de magnitudes desconocidas. Ni siquiera controlables por empresas como la de Alberto C. Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa y heredero de una oligarquía de raíces alemanas afincada en el país desde la llegada de su antepasado, Gustav Julius Vollmer, a principios del XIX.

MÁS INFORMACIÓN

  • El milagro del rugby: historia de reconciliación en Venezuela
  • “La empresa es una herramienta para transformar”
  • “La empresa es una herramienta para transformar”

“No he vivido nunca un momento con tanta inflación”, reconoce. Titubea cuando tiene que calcular cuánto ron vendió el año pasado. “Vivimos una situación de hiperinflación y por otro lado una macrodevaluación. Ambas se solapan y hacen mucho daño. La facturación estará entre 60 y 100 millones de euros. Porque consolidamos en bolívares, y son un montón, pero otra cosa es lo que valgan al cambio. Ninguna empresa en Venezuela le puede decir con exactitud la facturación a menos que toda se realice fuera del país”, expresa Vollmer, que estuvo esta semana en la Casa de América en Madrid como miembro del Consejo Empresarial de América Latina.

Ingeniero por la Universidad de Caracas, empezó en Santa Teresa hace 20 años como supervisor del tercer turno de envasado, trabajando de noche. “La lógica indicaría que llegué por herencia, por inteligencia o por meritocracia. La verdad es que no fue así. Mi conclusión es que fue por supervivencia”, reconocía hace algunos años a un grupo de estudiantes. Cuando aterrizó en la empresa siguiendo la recomendación de su padre, en 1996, se cumplían dos siglos de la fundación de Ron Santa Teresa. El mercado de esta bebida caía sin remedio: las condiciones macroeconómicas encarecían los productos nacionales y hacían muy difíciles las exportaciones. “En pocas palabras, teníamos una megacrisis a las puertas”, recuerda Vollmer, que consiguió sacar a la compañía de una situación de práctica suspensión de pagos a fuerza de asumir que la historia familiar no podría terminar con él como culpable.

UNA HISTORIA FAMILIAR

1826. Gustav J. Vollmer llega a Venezuela procedente de Hamburgo. Cuatro años después se casará con Panchita Ribas, prima del libertador Simón Bolívar. En 1885 comprará la Hacienda Santa Teresa y traerá de Europa un alambique de cobre para producir ron.

1909. Se registra la marca Santa Teresa, la primera de ron del país.

1948. Entra en funcionamiento un sistema de producción más moderno y comienza la fabricación de ron a partir de la melaza de caña.

1983. Lanzamiento de Selecto, el primer ron extra añejo Premium de Venezuela.

1989. Alberto J. Vollmer, padre del actual presidente, crea la Fundación Santa Teresa, con la finalidad de involucrar a la Compañía en las actividades filantrópicas de la familia.

Aquello no fue más que el principio. Cuatro años después, cuando la compañía se estaba estabilizando, 400 familias invadieron su hacienda de 3.000 hectáreas dedicada a la caña de azúcar y situada en el municipio de Revenga, al norte del país. Reclamaban al terrateniente un lugar para vivir. Él entendió que sólo tenía una salida: negociar con ellos sin dar la espalda al problema. De ahí nació el proyecto Camino Real, que hoy es una apacible urbanización de casas unifamiliares levantadas después de meses de duras negociaciones.

El siguiente capítulo en la convulsa historia de la empresa llegó en 2003, cuando Hugo Chávez cumplía un lustro en el poder. Una de las bandas juveniles que controlaban el municipio de Revenga invadió (no era la primera vez) la hacienda Santa Teresa. En la escaramuza por poco matan de una paliza a su jefe de seguridad, Jimin Pérez. Cuando detuvieron al cabecilla de los asaltantes, de la banda La Placita, Vollmer le ofreció un trato: trabajar tres meses en la empresa a cambio de comida y alojamiento. Poco a poco, recuerda, “fueron incorporándose a la empresa todas las bandas de la zona”. Algunas incluso hacían cola a las puertas del complejo preguntando cuándo las dejarían entrar. De esa actuación nació el proyecto Alcatraz, un programa para la rehabilitación de delincuentes que ha logrado reducir considerablemente los índices de criminalidad en la región gracias a otra idea de Vollmer: incluir el rugby como una actividad dentro del programa.

Después de haber vivido todo esto no es de extrañar que Alberto Vollmer, —la “oveja roja” de la familia de oligarcas, como le llegaron a llamar—, responda en tono tranquilizador cuando se le recuerda que hasta Coca-Cola ha dejado de producir en Venezuela por problemas con el suministro de azúcar. “Trabajar en estas circunstancias no es fácil, hay que ser un poco mago. Todo pasa mucho más rápido, tienes que pensar en cuándo vas a terminar de cobrar todos los insumos”. Lo que más le inquieta son los costes, difíciles de calcular cuando las condiciones pueden cambiar de forma repentina.

Trajadores en la línea de envasado de Ron Santa Teresa.
Trajadores en la línea de envasado de Ron Santa Teresa. FEDERICO PARRA (PHOTO CREDIT SHOULD READFEDERICO PARRA (GETTY IMAGES)

Fortalecer la marca

El mercado nacional absorbe el 75% de sus ventas, que no son pequeñas: Ron Santa Teresa produce 1,6 millones de cajas de 12 botellas y múltiples formatos, entre los que destacan Santa Teresa Gran Reserva, Linaje y 1976. En una de sus dos destilerías elaboran tanto alcoholes pesados como ligeros; y en otra, más antigua, alcohol artesanal. La crianza se realiza en barricas de roble americano y francés por periodos de hasta 25 años. “Exportamos casi a 40 países. Nuestro primer mercado fuera es España [donde tienen un acuerdo de distribución con Osborne], seguido de EE UU”. Basan su estrategia en construir y fortalecer la marca. “La empresa está bastante bien dadas las condiciones de la economía venezolana. Para nosotros la clave es poder crecer en exportaciones, es la única forma de conseguir moneda”.

Vollmer parece querer evitar cualquier declaración que moleste al Gobierno o a la oposición de su país. “¿Qué espero del futuro? Que los líderes políticos puedan ponerse de acuerdo en una agenda económica para darle una solución al pueblo, que son los que están pasando la mayor necesidad. Hay temas de desabastecimiento, de inseguridad… Si eso sucediera implicaría unas consecuencias muy duras para la población, porque tendríamos que asumir un ajuste económico. Y Gobierno y oposición temen ese coste político. Otra cosa es para qué me preparo, y eso es muy difícil decirlo, porque puede que se tomen medidas lentamente que no terminen generando las soluciones que se requieren”.

 

fuente:economia.elpais.com

X