asesoria@asesorialamarina.es 965 089 909 / 675 555 360
Localiza rueda firme en la crisis


La mayor empresa de alquiler de automóviles de Latinoamérica busca nuevas posibilidades de expansión

A finales de la década de los sesenta, un auxiliar de oficina de 17 años llamado Salim Mattar acudió a una agencia de alquiler de coches a recoger una factura. Hijo de un comerciante de origen libanés de la pequeña ciudad de Oliveira, en el Estado brasileño de Minas Gerais, su padre le había imbuido, una y otra vez, la importancia de tener su propio negocio. “Cuando vi la factura que me pasaron los de la agencia, tuve una revelación”, contó en una charla para emprendedores el pasado mes de agosto. “Hice una simple regla de tres y me dije: si cobran esto por alquilar un coche durante un día, ¿qué no ganarán los 365 días del año con ese coche? ¡Este es el negocio en el que quiero estar!”.

Hoy la empresa que fundó ­Mattar en 1973, Localiza, es la mayor firma de alquiler de coches de Latinoamérica, con una facturación de 1.954 millones de reales (493 millones de dólares) en 2015 y beneficios de 55 millones de euros en los primeros seis meses del año, un 3,8% más que en el mismo periodo del año anterior. La compañía tiene más de 120.000 vehículos y 565 agencias, de las que 71 están en siete países latinoamericanos.

El simple hecho de obtener mayores beneficios en un mercado tan problemático como el latinoamericano —y qué decir de obtenerlos en Brasil, un país inmerso en su peor recesión en tres décadas— ha atraído la atención de los inversores, que han llevado la acción de la firma a precios récord. Para su consejero delegado, Eugenio Mattar (hermano de Salim), el buen resultado es fruto de la previsión. “La crisis no nos pilló de sorpresa”, comenta. “Sabíamos que tras las elecciones [de 2014, cuando fue reelegida Dilma Rousseff] habría un ajuste de la economía, con tipos de interés más altos. Nos preparamos para ello ya entonces, revisando nuestro perfil de crédito y reforzando nuestra capitalización para poder mantener nuestra calificación de deuda y no tener que recurrir al mercado”. Procuró así evitar la situación de 1997, cuando la empresa sorteó una crisis de deuda vendiendo un tercio del capital a tres fondos estadounidenses.
Además, el negocio de Localiza es especialmente resistente a las recesiones. El sector de coches usados, que representa una cuarta parte de la facturación, ha crecido, al contrario que el de los coches nuevos. Las empresas también están siendo un impulso. “El brasileño prefiere poseer a alquilar”, afirma Paulo Nemer, presidente de la Asociación Brasileña de Empresas de Alquiler de Automóviles (ABLA, en sus siglas en portugués). “Con la crisis, muchas empresas están vendiendo sus flotas, pero las necesidades de desplazamiento siguen ahí, y es ahí de donde viene el crecimiento”. En 2015, el número de vehículos para flotas de Localiza se redujo en un 1,5%, mientras que el parque total de automóviles de la empresa creció un 9,5%.
El propio Salim Mattar descubrió de primera mano esa característica al fundar la empresa en plena crisis del petróleo con ocho Volkswagen Sedán comprados a crédito. “Nadie creía que iba a salir bien, ni mi novia”, explicó. “¿Cómo vas a abrir una agencia de alquiler de coches si no va a haber gasolina?’, me decían. Tuvimos que comprar los ocho coches con ocho créditos distintos y hacer un montón de malabares con varios gestores para que la operación pudiera salir bien”.

Salim Mattar también fue prudente en su expansión: en lugar de asaltar el eje Río-São Paulo, Localiza se expandió por el poco disputado interior del país antes de lanzarse a competir con los gigantes internacionales como Hertz y Avis. “Brasil es un país de crisis”, explicó. “Si te sientas a esperar que pase la crisis, quizás tus nietos puedan emprender. El ambiente de crisis es propicio para el emprendimiento”.
Juegos neutros
Para Eugenio Mattar, la empresa ha tenido suerte al poder sortear los Juegos Olímpicos con un resultado neutro. “Por un lado éramos el proveedor oficial de los Juegos, así que era un mercado que aprovechamos”, afirma el consejero delegado. “Por otro lado, el tráfico de vehículos privado en Río de Janeiro se redujo muchísimo [por las restricciones circulatorias]. El mercado de los coches de alquiler se contrajo drásticamente. En otras ciudades también ganamos un poquito”.
El Gobierno formado tras la destitución de Rousseff puede impulsar una transformación que beneficie al sector, según Paulo Nemer. “La tendencia es que los Gobiernos, tanto en el ámbito federal como en el local, empiecen a subcontratar sus flotas de vehículos al sector privado”, explica el presidente de la patronal. “Nuestras perspectivas son buenas, a poco que la economía empiece a recuperarse”.
Localiza, por su parte, pone sus expectativas en arrebatar cuota de mercado en un sector muy fragmentado, con más de 5.000 pymes. “Está claro que vamos a seguir creciendo orgánicamente”, afirma Eugenio Mattar. “Y siempre nos hemos expandido a través de compras, aunque no hemos tenido oportunidades en los últimos años. Seguimos atentos a lo que pueda surgir”.

Fuente:economia.elpais.com

X